LEY DE EMERGENCIA TERRITORIAL: SE BUSCA EL INMEDIATO TRATAMIENTO Y SANCIÓN DE LA PRÓRROGA DE LA LEY 26.160

Desde GAJAT alertamos sobre la imperioso de prorrogar la Ley 26.160 porque no queremos que 1500 comunidades indígenas sean desalojadas
En el mes de noviembre vence la Ley 26.160 de la emergencia en materia de posesión y propiedad de las tierras que tradicionalmente ocupan las comunidades indígenas originarias del país.
GAJAT
Esta ley aprobada en 2006 prevé la realización de un relevamiento territorial de comunidades indígenas para luego proceder a la escrituración de las tierras comunitarias también prevé la suspensión de desalojos mientras se realiza el relevamiento, ese es el aspecto que se prorroga.
A nivel nacional, según un informe de Amnistía actualmente sobre un total de 1532 comunidades están relevadas 459. Es decir falta relevar un 60%. Sin embargo, la amenaza de desalojo se cierne sobre todas.
La obligación estatal de garantizar el derecho a la tierra y el territorio de las comunidades emana de la Constitución Nacional, de diversos instrumentos internacionales de derechos humanos como el Convenio 169 de la OIT y de leyes nacionales, además de jurisprudencia internacional de DDHH.
A pocas semanas de cumplirse el plazo establecido por la última prórroga resulta indispensable redoblar el esfuerzo para garantizar a las Comunidades Indígenas de nuestro país la demarcación de sus territorios y la seguridad del acceso, uso y posesión de los mismos.
Según el Censo 2010 casi un millón de argentinos se considera perteneciente o descendiente de Pueblos Originarios, pero sólo el 18% habita en zonas rurales. La media nacional que es de 2,4%.
Desde aquella nota de opinión de un diputado de la Ciudad de Buenos Aires publicada por Agencia Télam en diciembre de 2016 los medios hegemónicos demonizan a los mapuche cuando sólo entre Benetton, Tompkins y Lewis suman más de 1 millón y medio de hectáreas.
Entendemos que demonizar a los pueblos originarios para correr el eje de la extranjerización de los recursos naturales y los peligros a los que estamos expuestos los ciudadanos argentinos ya que se pretende pagar con recursos naturales toda la deuda externa que se emitió que ya supera los 100.000 millones de dólares.
Es por eso, que solicitamos a los Diputados y Senadores Nacionales el reconocimiento de los derechos de los pueblos originarios sobre la tierra pero principalmente que aprueben la prórroga de la Ley 26.160 ya que como argentinos no queremos la conflictividad que se podría desatar ante el riesgo de desalojo de 1500 comunidades en todo el país.
Florencia Gómez
Directora Ejecutiva GAJAT-CEPPAS

 

Comments are closed.